Categoría: Uncategorized

Es la entrada directa al Polo Sur. Ahí donde el Océano Atlántico se cruza con el Pacífico, se encuentra una de las islas más australes del mundo. Así lo ilustran sus imágenes y los testimonios de viajeros y trotamundos que llegan a hospedarse unos días al sur del globo.

Por Natalia Vidal Toutin

Ha recibido los nombres más originales y populares para un destino turístico. Desde el cabo más meridional de América, pasando por el más austral de los cabos, hasta el punto más austral del planeta. Pero que la verdad sea dicha, se trata de un lugar aislado, apartado de todo territorio y de una apoteósica belleza natural. Cabo de Hornos está situado en la isla del mismo nombre en el Archipiélago de Tierra del Fuego y más al sur sólo se encuentra la Antártica.

Cabo De Hornos, Vista Aérea – Lakutaia Lodge

En él está el Parque Nacional Cabo de Hornos, creado en 1945. Se ubica en el Archipiélago Wollaston, y es parte del grupo de islas Hermite. Se caracteriza por tener una sorprendente vegetación, de esa que es sumamente abundante y requiere tiempo por su carácter microscópico. Es diferente a todo lo que puedas encontrar en otros rincones del mundo, por las condiciones climáticas en las que crece y se preserva. Por esta misma razón, la gente que habita estas tierras es muy poca. Las aves y especies animales que circundan el área desde tiempos inmemoriales siempre pasan por la zona buscando tranquilidad. Por eso los viajeros suelen tener golpes de suerte. Al mirar con atención siempre se encontrarán con sorpresas sobrevolando los alrededores. La fauna revolotea por ahí, libre en su hábitat natural. Nos referimos a los albatros, cóndor, roedores y especies marinas como lobos y pingüinos.

Otro dato importante es que la vegetación se conserva milenaria e intacta. Por su carácter endémico, gracias al clima, en esta zona crece todo tipo de flora microscópica: musgos, líquenes y gramíneas. En algunos sectores también se divisan árboles patagónicos como ñirres, lengas, canelos y coigües que no alcanzan a ser lo suficientemente altos como para perturbar la vista infinita de las planicies de Tierra del Fuego.

El Parque Nacional Cabo de Hornos abarca aproximadamente 60.093 hectáreas, dentro de las cuales se construyó el Faro Monumental “Cabo de Hornos”. En él vive una familia, no lo suficientemente aislada como para no tener servicios de internet, televisión y telefonía, pero que cuida a diario el lugar que es considerado un monumento y que es Patrimonio Nacional. Se localiza en el extremo sureste de la Isla Hornos, en el sector conocido como Punta Espolón, a una altura de 57 metros sobre el nivel del mar. Es el punto más austral del archipiélago fueguino.

No todos tienen la oportunidad de conocer en su vida los paisajes de un desierto frío. Cabo de Hornos lo tiene. Su extensión no supera los 700 m de altura en la cúspide más alta. Las visitas son recomendadas entre los meses de octubre a abril, pues el resto del año es frecuente que hayan temperaturas de carácter polar, y si no llevas una parca de vikingo puedes sufrir las consecuencias.

Cabo de Hornos- Lakutaia lodge

 

Frente al Faro se cruzan los océanos Atlántico y Pacífico, el sector es reconocido por la dificultad que presenta la navegación en sus aguas. De hecho, muchos deportes náuticos de elite lo han escogido como el lugar para sus competencias más extremas. La vela, debe batallar no solo con el viento, sino también con la presencia de icebergs.

Y por último, un dato curioso. El nombre de Cabo de Hornos viene de la palabra holandesa Kaap Hoorn, una ciudad que tiene por insignia un cuerno (etimológicamente Hoorn significa cuerno), los españoles confundieron este nombre con el significado de cuerno y fue entonces que decidieron ponerle así.

Si esto no te basta, te invitamos a encontrar más información clickeando AQUÍ.

Y si te deleitaste con sus paisajes y quieres acceder a nuestra galería de imágenes del lugar, sólo haz click AQUÍ.

Por tercer año consecutivo Epson pone a prueba la autonomía de sus impresoras EcoTank, en una nueva edición del desafiante Reto EcoTank. En esta oportunidad, Chile ha elegido como destino la Isla Navarino en la Provincia Antártica de Chile.

El “Reto Ecotank” es una actividad que se realiza en todo Latinoamérica y consiste en enviar la impresora a distintos destinos inhóspitos o de difícil acceso, donde la reposición inmediata de la tinta resulte compleja e incluso, irrealizable, confiando en que, gracias a su gran capacidad de impresión (7500 páginas a color o 4500 páginas en negro), la reposición de tinta no será necesaria por un muy buen tiempo.

El destino final de la multifuncional EcoTank modelo L475 enviada a Isla Navarino, fue el Lodge Lakutaia, el refugio más austral del mundo. Javier Lazo, encargado de expediciones del recinto, manifestó sus agradecimientos y la oportunidad de poder contar con esta tecnología en el refugio más aislado del mundo.

“Luego de varias semanas de viaje, finalmente llegó a nuestras oficinas. La impresora Epson L475 llega justo en el comienzo de una nueva temporada para apoyarnos con todos los trabajos en recepción y el ingreso de los pasajeros. En buena hora. Muchas gracias a todo el equipo de Epson por su gran colaboración”, sostuvo.

En la versión anterior, algunos de los destinos fueron San Pedro de Atacama en Chile, el Parque Nacional Talampaya en Argentina, Islas Galápagos en Ecuador y Los Andes Peruanos en donde el Reto Ecotank se ha cumplido sin ningún contratiempos.