Categoría: Noticias

Vamos en 18%. Y en tiempos de alza, la oferta, por cierto, mejora. El primer semestre fue decretado un mes de éxito en el ámbito del turismo para Chile. Respecto del año anterior el número de visitas asciende considerablemente y se cree que es por dos factores importantes: la situación económica en Argentina y la denominación de Chile, por segundo año consecutivo, como el mejor destino turístico donde hacer turismo aventura en el mundo.

Por Natalia Paz Vidal Toutin

El número de visitantes llegó a la más de 3 millones de personas desde enero a julio según el Sernatur. Esta cifra no sólo representa un aumento significativo en los ingresos para nuestros país, sino también marca un hito en su cifra y se proyecta con mejoras de aquí a fin de año.

“Al primer semestre tuvimos a 3.344.340 turistas extranjeros visitando nuestro país, un 17,9% más que en el mismo período de 2016. Lo anterior nos ha llevado a hacer una nueva proyección respecto de la llegada de turistas para este año. Esperamos el arribo de 6,7 millones, lo que representa un incremento de 19,6% respecto del año pasado”, explicó el secretario de Estado aludiendo a los hechos. El proceso de fortalecimiento del turismo en nuestro país, un trabajo sostenido desde varias décadas, ha conseguido sus frutos, cosechando un aumento de más del 90% en llegada de turistas extranjeros que visitan Chile de Norte a Sur.

¿Qué tipo de turismo ofrece Chile Austral a los extranjeros?

Una experiencia natural. De seguro el viaje que haga un turista extranjero al sur de Chile tendrá un estrecho vínculo con las maravillas de la naturaleza. Para ello, la Región de Magallanes tiene su cuota que aportar de paisajes polares, subpolares y ricos en recursos naturales hídricos, como lagunas, lagos, ríos, estrechos y costas.

La flora y fauna del ya reconocido fin del mundo considera especies nativas con centenares a millones de años de existencia, insertos en un panorama que generalmente contempla caminos de ripio y conexión dificultosa, haciendo de esta travesía un viaje de desconexión de la urbe y acercamiento a la naturaleza prístina. En vista de ello, es común que encuentres una amplia oferta de cabalgatas, como las hay por Isla Navarino; navegaciones, como hacia Puerto Williams, la antártica y más; sobrevuelos, por altas montañas y avistamiento de paisajes inexplorados por el hombre; senderismo, por Parques Nacionales, como el de Cabo de Hornos; y rutas museológicas que explican de dónde vienen las culturas originarias y los pueblos autóctonos de la zona.

Respecto del turismo aventura no habrá que sorprenderse de que exista una amplia gama de alternativas. Largos trekkines de más de 3 días de duración, pasando por diferentes ecosistemas y de diferentes dificultades, se suman a las rutas de ciclismo o motociclismo enduro que pueden recorrer los más avezados de las dos ruedas. Para la navegación la vela es favorita, pero también la pesca que encuentra sus lugares más adecuados en los recónditos campos de Tierra del Fuego.

En fin, una oferta de todos los tipos y para todas las edades. Sólo hay que revisarla y disfrutarla, como podrás seguir haciéndolo, clickeando AQUÍ

Es denominada la capital del fin del mundo, está en la Región de Magallanes y cuenta con la población más austral de las capitales provinciales chilenas. Puerto Williams es realmente un poblado de extremo sur y la ruta de acceso a la Provincia Antártica Chilena, de tan renombrados paisajes y destinos atractivos naturales.

Por Natalia Vidal Toutin

Sus fronteras naturales le hacen un territorio de encuentro directo con la naturaleza más fehaciente. Las aguas de Puerto Williams son objeto del baño del océano pacífico y el canal de Beagle y sus tierras las sostiene Isla Navarino, lugar donde, también, se emplaza Lakutaia Lodge.
Por su extensión, intimidad y condiciones climáticas, proliferan en este lugar una serie de entramados naturales de flora endémica, que construyen una especie de terrazas paisajísticas de largos horizontes y verdes alrededores.
El pueblo es custodiado por una de las montañas finales del circuito andino, cuyo recorrido también es posible a través de senderos y trekkings. Se trata de Los Dientes de Navarino, un circuito montañoso de dificultad mediana para caminantes y que está cubierto de bosques nativos y superficies de granito.

Pero, vamos a ver, ¿qué hay que conocer en Puerto Williams?

Primero que todo, son de aquí los habitantes indígenas que conocieron y sobrevivieron al clima glaciar o subpolar oceánico. Ir a Puerto Williams y no averiguar cómo es que la especie humana sobrevivió a condiciones climáticas extremas sin los implementos necesarios para enfrentarlas, sería darle la espalda a la historia que nos explica. Se trata de los Yámanas o Yaganes. Para ver parte de su legado, puedes visitar el Museo Martín Gusinde, casa cultural cuya última restauración y remodelación se hizo en 2008 y que cuenta con una amplia colección patrimonial del archipiélago fueguino.

En segundo lugar, si vas al fin del mundo, no puedes perderte sus paisajes naturales, sobre todo, por su carácter extremo y porque la flora y fauna que circunda el lugar no la encontrarás en zonas más céntricas del planeta. Para ver con perspectiva debes recorrer los senderos de los Dientes de Navarino. Sus cumbres exceden por poco los 1.000 m de altura y desde ellas se pueden observar taludes de roca, canales, lagunas, el canal de Beagle, la flora y fauna nativa y los altos nevados. Equípate, ármate de valor y pide recomendaciones a expertos para embarcarte en esta travesía outdoor.

En los alrededores verás también cómo custodian la ciudad el Cerro Sombrero y Bandera, pueden subirse en trekking y son de menor intensidad que los Dientes de Navarino. Estas visitas los sumergerán en un espíritu íntimo, de silencio y relación con la naturaleza, permitiéndoles explorar los confines del fin del mundo.

Y por último no puedes dejar de ver el Parque Etnobotánico de Omora. En él hallarás paisajes, literalmente, microscópicos. Podrás observar cómo, empíricamente, en nuestros pies se construyen verdaderos ecosistemas naturales de tamaño invisible al ojo humano con una impresionante diversidad de especies y se cruzan en una supervivencia propia de microentornos.

El más austral de los tres grandes cabos del planeta, un lugar de ensueño, mágico, con paisajes que parecen sacados de películas de ficción, pero que son tan reales que logran maravillar a cualquiera que pise sus tierras. Sí, se trata de la Patagonia Chilena y Cabo de Hornos, el lugar más austral de América, un destino turístico obligado al que tienes que ir al menos una vez en la vida.

Qué hace a Cabo de Hornos un destino único

Visitar Cabo de Hornos debe estar sí o sí en tu check list de viajes, partiendo porque es el lugar más austral de América, lo cual lo hace poseedor de paisajes realmente únicos, lleno de rincones por explorar.
Es un lugar turístico de travesías y navegación para quienes quieran llegar a lo más al sur del mundo. Es justamente aquí donde se mezcla el océano Pacífico y el Atlántico, a través del Canal de Beagle, abriendo paso al Polo Sur. Fue descubierto hace nada menos que 400 años por los navegantes que zarparon desde Holanda hasta encontrar este lugar único, que ha sido declarado Reserva Mundial de la Biósfera por la Unesco.

También te puede interesar: los mejores trekkings de Magallanes.

Las actividades y paseos que podrás realizar en este lugar – ubicado específicamente en la costa de la Isla Hornos, plena Patagonia – son muchos. Partiendo porque te deleitarás con una sucesión interminable de montañas, lagos, ríos, glaciares, bosques y la naturaleza todavía virgen. Entre sus atractivos turísticos típicos encontramos las orillas del Canal de Beagle y la cadena montañosa de los Dientes de Navarino, en donde se realizan famosos trekkings que ofrecen espectaculares paisajes de la vegetación. También un imperdible de la zona es visitar la localidad de Puerto Williams. Para no perderte ningún atractivo de este lugar, debes saber que Cabo de Hornos sí cuenta con oferta hotelera, la cual es toda una experiencia, pero que debes intentar reservar con anticipación.
En la parte sur de la Isla de Hornos, parada obligada es ir a ver el clásico Monumento de Cabo de Hornos, el cual tiene 25 años de historia y representa un Albatros en vuelo, siendo todo un emblema de la Cofradía Internacional de los Capitanes del Cabo de Hornos.

View from offshore of the Hornos Island and the Cape Horn in the Magallanes y Antartica Chilena region, in south Chile. / AFP PHOTO / Martin BERNETTI

Recorrido aéreo

Navegar en sus aguas es considerado un enorme reto náutico y hay diversos eventos turísticos y deportivos que utilizan su paso, como el clásico crucero de expedición Australis, que recorre los principales atractivos de la zona. Sin embargo, también se puede recorrer de manera aérea, con una vista panorámica de cada detalle de su maravilloso y encantador paisaje.

El Sobrevuelo al Cabo de Hornos te permitirá ver este pedazo de la Patagonia Chilena desde otra perspectiva, cruzando el macizo de los Dientes de Navarino y los turbales de la Isla de Navarino para después dar paso a las aguas de la Bahía Nassau y luego a las imponentes Islas Wollanston. Al final de éstas islas encontrarás la Isla Hornos, que se sobrevuela a baja altitud para admirar el legendario Cabo de Hornos en el Mar de Drake, a solo 500 km de la península antártica. Si quieres saber más sobre el sobrevuelo y tarifas, pincha aquí.

¿Ya estás listo para armar maletas y emprender una nueva aventura?

El fin de las Américas, Isla Navarino, Puerto Williams o la Antártica Chilena, todos destinos exóticos, literalmente en el fin del mundo, llenos de rincones por descubrir. Ahora bien, suele pasar que quienes visitan lugares australes topan en la vestimenta, porque no es fácil vestirse para no pasar frío, estar cómoda y no llevar un cerro de ropa que finalmente termina por estorbar ¿Necesitas las claves para lograrlo? Acá van algunos tips sobre cómo vestirse para el frío y disfrutar tu viaje al máximo

Lo que no puede faltar
Lo importante es seguir la consigna de “lo justo y necesario” pero sin que se te vaya a quedar nada indispensable y para eso, debes revisar tu indumentaria en capas, junto con el calzado y los accesorios, ya que éstos últimos son tan fundamentales como la ropa de invierno o ropa de nieve que usarás a diario.
No pueden faltar los abrigos para el frío, y en ese sentido la indumentaria debe ser sí o sí en capas, así la piel se va a mantener seca y respirable, a la vez que no pasarás frío. Esto te permitirá disfrutar cada destino en plenitud. Pueden ser tres o cuatro capas y ropa térmica o no térmica de secado rápido, dependiendo de la temperatura o la intensidad de la actividad. Aquí los datos capa por capa.
Primera capa: siempre debe ser una polera dry-fit que puede o no ser térmica, de manga larga o corta. Eso depende de lo que tú prefieras y de las condiciones climáticas. Para las piernas una calza que también puede o no ser térmica
Segunda capa: en la mayoría de los casos es un polar, nunca un chaleco. Este puede ser de microfibra o fibra gruesa, lo que también depende del clima o de la comodidad de cada uno. Igualmente puedes ir jugando y en vez de polar utilizar una parca – que universalmente es reconocida como la mejor chaqueta para el frío – como segunda capa, ésta se recomienda que sea de pluma natural o pluma sintética con material hidrofóbico, lo que mantiene la pluma seca y con su forma intacta al entrar en contacto con el agua. Para las piernas se suele utilizar un pantalón de secado rápido.

Te puede interesar también: Trekkings de Magallanes.

 Tercera capa: si decides utilizar la parca como segunda capa, entonces como tercera utiliza un cortaviento que puede o no ser impermeable o si por el contrario usas el polar de segunda capa, puedes entonces utilizar la parca como la tercera. Para las piernas esta es la última capa y es un cubre pantalón que puede ser o no impermeable y que cumple función de cortaviento.

Cuarta capa: si las condiciones climáticas son muy adversas y hay mucho viento y lluvia, se utiliza un cortaviento como cuarta capa que también puede ser o no impermeable. Hay varios materiales y precios que van a depender de su calidad y resistencia al agua.

Calzado adecuado: vas a necesitar zapatos para el frío, pudiendo ser o no impermeables, con o sin caña, lo que va a depender de las condiciones del terreno y la caminata o actividad que se va a realizar. Tiene que ser una planta especial con agarre (existen varios tipos y marcas). Para los momentos de descanso o menos actividad, te puede ser muy útil llevar unas botas de refugio. En cuanto a los calcetines para el frío, su elección no es al azar, pues hay algunos especiales dependiendo del tramo que se va a caminar, que en el caso de las caminatas muy largas, son de fibra de secado rápido. El grosor va a depender de la temperatura, necesidad y del confort de cada uno.

Accesorios: gorro y guantes ¡no los olvides! Estos van a marcar la diferencia en caso de mucho frío y pueden ser de lana o polar. También existen guantes impermeables. Puedes utilizar bastones de trekking que te permitirán realizar una caminata más segura según el terreno lo amerite. La mayoría son retractiles para facilitar su uso y guardado.

Lo que puede contribuir

Hay ciertas cosas que si bien no son tan indispensables como una parca, te pueden ser muy útiles en su momento:

  • Botella para agua, que puede ser térmica.
  • Bolsa seca que te permite proteger objetos.
  • Cubre mochila que te será útil en caso de lluvia.
  • Linterna de mano o frontal para más comodidad.
  • Bloqueador, pues aunque se trate de destinos australes, puede haber perfectamente días soleados en que agradecerás tener un protector, sobre todo si realizarás caminatas largas.

Para que te hagas una idea de la ropa e implementos que necesitas, revisa esta galería con algunos de los lugares turísticos típicos de la Patagonia chilena.

Equipaje liviano

Lo principal es que no te excedas, realmente la comodidad es lo principal y si realizarás trekkings o actividades en que cargarás con tu mochila, es indispensable que lleves lo que de verdad te vas a poner.
Partiendo por esa premisa, te aconsejamos que, si es que no tienes cubre mochila impermeable guardes tu ropa en bolsas resistentes, clasificada y enrollada. Por ejemplo, todas las primeras capas dentro de una bolsa – pues en caso que se moje tu mochila, no se mojará tu ropa – y cada una enrollada, ya que eso te hará ahorrar espacio.

A cada bolsa ponle el nombre de la prenda con un plumón y verás que se te hace mucho más fácil al momento de vestirte o necesitar sacar algo. Procura además llevar un par de bolsas extras para guardar ropa sucia. Intenta llevar una mochila moderna, ya que éstas dejan un espacio entre los tirantes y el cuerpo de la mochila por lo que esta queda totalmente separada de tu cuerpo lo que impide formación de humedad.

¿Ya estás listo con todo tu equipamiento? Si ya tienes todo, entonces ahora puedes sumarte a todos estos paseos de Chile Austral pinchando aquí.

El turismo aventura es favorito de muchos y la especialidad de las tierras chilenas en el último tiempo. Rindiendo honores a la proclamación de Chile como el destino turístico del año para hacer turismo aventura, describimos aquí, cuáles son los trekking más recomendables para embarcarse en el fin del mundo con su dificultad y sus kilómetros de recorrido.

Por Natalia Vidal Toutin

Dientes de Navarino
Si eres senderista o rutero no querrás perderte el hito de la zona. Se trata del trekking de los Dientes de Navarino, cuyas cumbres acuñan la denominación del trekking más austral del mundo.
Recorrerlo es un hito geográfico y un desafío de aventureros. El circuito está compuesto por 53 km de paisajes naturales y se recorren aproximadamente en 5 días.
El alojamiento debe hacerse en carpa ya que no hay lugares establecidos o refugios en ruta. En el trayecto podrás divisar las mejores vistas del Canal de Beagle, la comuna de Puerto Williams desde arriba y también lagunas y ríos.

Es catalogado por expertos como un trekking de dificultad alta y está dividida en los siguientes 5 tramos:

1.- Puerto Williams a Laguna del Salto
2.- Laguna del Salto a Laguna Escondida
3.- Laguna Escondida a Laguna Martillo
4.- Laguna Martillo a Laguna Los Guanacos
5.- Laguna Los Guanacos a Puerto Williams

2. Cabo Froward

Está más cercano a la ciudad de Punta Arenas, específicamente en la Península de Brunswik. Esta ruta recorre la historia de la navegación por el Estrecho de Magallanes y además forma parte de los circuitos y senderos de Chile. Viaja por el borde costero hasta seis días, adentrándote en un circuito que te hará sentir el conquistador de América del Sur o Chile Austral. La biodiversidad, exigencia o demanda física, los paisajes costeros, sus vistas panorámicas y además el avistamiento del territorio insular, hacen de este recorrido un atractivo turístico de primer nivel para deportistas, aventureros y amantes del outdoor.

La caminata tiene una duración de 6 o más días, dependiendo de dónde comiences el recorrido a pie y es considerado de dificultad media-alta. Además, está dividida en los siguientes 5 tramos:

1.- Río San Pedro a faro San Isidro.
2.- Faro San Isidro a río Yumbel.
3.- Río Yumbel a río De Gennes.
4.- Río De Gennes a río Nodales.
5.- Río Nodales a Cabo Froward.

3. Cerro Bandera

Este trekking es catalogado de dificultad media, que tiene una ruta bien delimitada y está debidamente señalizada. El nombre al cerro y, también al circuito, viene dado por el hito cúlmine de la caminata que es precisamente una bandera de donde se puede divisar con claridad el paisaje que circunda Puerto Williams, el Canal de Beagle, Los Dientes de Navarino y Tierra del Fuego.

Tardarás 2 horas en subir y una en bajar aproximadamente. Este circuito es sencillo y puedes planearlo dentro de una mañana o un día si quieres disfrutar del tiempo y las vistas una vez en la cumbre.

4. Laguna Salto

Es la primera parada del circuito largo de los Dientes de Navarino y uno de los más frecuentes pues no demanda adentrarse en el paisaje tanto así como para tener que hospedarse en él. Pasarás por lomajes y te sumergirás en bosques y cascadas. En el transcurso divisarás la cumbre del Cerro Bandera y podrás observar de cerca represas de castores, pendientes y la laguna.

Los habitantes del fin del mundo se trasladaban en canoas y se alimentaban de lobos marinos y ballenas. Fueron los Yaganes o Yámanas, un centenario pueblo indígena que se rumorea llegó desde los rincones australes de Asia a asentarse en territorio insular austral luego de merodear por el mundo. Fueron nómades por naturaleza. Se dice que en los lugares que habitaban siempre había pueblos que los empujaban a irse y que esa fue la forma en que llegaron a Tierra del Fuego.

Por Natalia Vidal Toutin

Fueron cazadores y recolectores. Navegaban de manera formidable. En el agua sabían al revés y al derecho dónde encontrar peces, mariscos, moluscos y más. No hubo mar que los detuviese, ni marea que los volteara. Quizá por esto y, no sólo por ser de Tierra del Fuego, los llamaron fueguinos. Antes de la llegada del vicealmirante británico Fitz Roy (1805-1865) y compañía, además de otros europeos, se calculaba que en el sector había cerca de 3.000 indígenas. La estructura social más fuerte fue la familia. Aunque en campamentos se asentaban todos juntos, cuando decidían movilizarse en una canoa, se subía únicamente el núcleo familiar. Eso les hacía conservar cierta autonomía respecto de su abrigo, alimento, enseres y pertenencias.

No se quedaron en lo rudimentario, porque las condiciones geográficas y climatológicas de los lugares que escogían para vivir les demandaban más que trabajo, agallas. Por lo que el desarrollo de herramientas, armas y transporte los hizo un pueblo erudito en la construcción y confección de utensilios de todo tipo de material. Para ahondar más no deje de visitar el museo de Puerto Williams y verifique con sus propios ojos sus puntas de arpón. Los canastos de junco forman parte de la más selecta recolección de imágenes de la época y la piel de nutria o lobo marino hacía posible que el ser humano consiguiera vivir en estas tierras de carácter polar. Lo poco común, es que los Yaganes llevaban el dorso descubierto en su diario de vivir. Esto puede sonar tormentoso, pero fisiológicamente contribuía a que se evitara la saturación por humedad, que por definición acelera la pérdida de calor.

Fueron tentados por la modernidad con la llegada emancipadora de los europeos. Algunos incluso fueron llevados a convivir con el pueblo inglés para que adoptaran las costumbres del viejo continente. Sin embargo, por sus genes el nomadismo siempre expelió su fuerza y si ellos acabaron extinguiéndose como tribu fue porque la alimentación se les tornó difícil y no porque hayan sido transformados. Hoy, los descendientes directos de los Yaganes viven en la villa Ukika, cerca de Puerto Williams, donde conformaron la Comunidad Indígena Yagan Paiakoala.

El naturalista inglés pasó por aquí. Sí, el mismo de la teoría de la selección natural, el que tomó la naturaleza y el ecosistema como su máxima afición, persiguiendo sus rasgos y características hasta llegar al fin del mundo a descubrir estos paisajes australes donde se encuentra Lakutaia Lodge.

Por Natalia Vidal Toutin

 

FLORA de OMORA – Lakutaia Lodge

¿Por dónde se dibuja la recorrido?

Por una extensión de terrenos donde se hallan los lugares clave de su visita, allí donde el paisaje y sus hitos dejaron clavada su atención hasta llevarlas a las líneas de un libro que cambiaría el mundo. Este recorrido se divide en dos: Primero, por la costa norte del Estrecho de Magallanes, que comprende Bahía San Gregorio, Puerto de Hambre y Monte Tarn. Luego, un circuito de carác­ter insular, que corresponde a la unidad territorial Isla Navarino, donde se concentra un relevante patrimonio natural que integra la Reserva de la Biosfera Cabo de Hornos y un valioso patrimonio étnico relacionado con las ancestrales culturas canoeras.

Pero ¿por qué tanto interés en seguir la huella de Darwin?

Porque al recorrer los mares del mundo y acercarse a las costas de América del Sur, Darwin fue testigo de fenómenos climáticos, geológicos y naturales de tremenda envergadura para su investigación y que lo harían escribir sus historias y experiencias tiempo después en su obra “Diario del viaje de un natu­ralista alrededor del mundo” que recopila su recorrido entre 1831 y 1835 a bordo del Beagle, barco que comandaba Robert Fitz Roy.

Lobo Marino – Ruta Darwin – Lakutaia Lodge

 

 

¿Quién fue Darwin? ¿Cómo era?

Era un aficionado obsesivo y, al mismo tiempo, tenía muy buen gusto para seleccionar los paisajes que visitaba. Era un hombre de destinos exquisitos. Recónditos, difíciles, salvajes y extremos, así se pueden denominar las rutas que encabezó en búsqueda de respuestas de la naturaleza. Fue también uno de los científicos más influyentes del mundo y hoy todos lo recuerdan por plantear la teoría de la evolución biológica en su libro “El origen de las especies” (1859). No es de por sí importante por el reconocimiento o la fama, sino porque no hubo en la faz de la Tierra hombre más interesado y apasionado por la naturaleza que él. No es de extrañar entonces que si estuvo en territorio chileno, sean esas tierras de paisajes irrepetibles las que vale la pena explorar.

Cuando Darwin llegó a Chile…

Desembarcó luego de meses de viaje, en 1832 en Tierra del Fuego. Más de 175 años nos separan de ese momento. Aquí, en el extremo sur del último país del mundo vivían los Yaganes; el océano atlántico chocaba con el pacífico; habían extensas planicies verdes de terreno, arreciadas por fuertes vientos y lluvias y un sinnúmero de islas, una de ellas Navarino, donde hoy alojamos nuestro hogar, que recibe a todos.

Revisa más información y cotiza tu viaje dando click AQUÍ

Es la entrada directa al Polo Sur. Ahí donde el Océano Atlántico se cruza con el Pacífico, se encuentra una de las islas más australes del mundo. Así lo ilustran sus imágenes y los testimonios de viajeros y trotamundos que llegan a hospedarse unos días al sur del globo.

Por Natalia Vidal Toutin

Ha recibido los nombres más originales y populares para un destino turístico. Desde el cabo más meridional de América, pasando por el más austral de los cabos, hasta el punto más austral del planeta. Pero que la verdad sea dicha, se trata de un lugar aislado, apartado de todo territorio y de una apoteósica belleza natural. Cabo de Hornos está situado en la isla del mismo nombre en el Archipiélago de Tierra del Fuego y más al sur sólo se encuentra la Antártica.

Cabo De Hornos, Vista Aérea – Lakutaia Lodge

En él está el Parque Nacional Cabo de Hornos, creado en 1945. Se ubica en el Archipiélago Wollaston, y es parte del grupo de islas Hermite. Se caracteriza por tener una sorprendente vegetación, de esa que es sumamente abundante y requiere tiempo por su carácter microscópico. Es diferente a todo lo que puedas encontrar en otros rincones del mundo, por las condiciones climáticas en las que crece y se preserva. Por esta misma razón, la gente que habita estas tierras es muy poca. Las aves y especies animales que circundan el área desde tiempos inmemoriales siempre pasan por la zona buscando tranquilidad. Por eso los viajeros suelen tener golpes de suerte. Al mirar con atención siempre se encontrarán con sorpresas sobrevolando los alrededores. La fauna revolotea por ahí, libre en su hábitat natural. Nos referimos a los albatros, cóndor, roedores y especies marinas como lobos y pingüinos.

Otro dato importante es que la vegetación se conserva milenaria e intacta. Por su carácter endémico, gracias al clima, en esta zona crece todo tipo de flora microscópica: musgos, líquenes y gramíneas. En algunos sectores también se divisan árboles patagónicos como ñirres, lengas, canelos y coigües que no alcanzan a ser lo suficientemente altos como para perturbar la vista infinita de las planicies de Tierra del Fuego.

El Parque Nacional Cabo de Hornos abarca aproximadamente 60.093 hectáreas, dentro de las cuales se construyó el Faro Monumental “Cabo de Hornos”. En él vive una familia, no lo suficientemente aislada como para no tener servicios de internet, televisión y telefonía, pero que cuida a diario el lugar que es considerado un monumento y que es Patrimonio Nacional. Se localiza en el extremo sureste de la Isla Hornos, en el sector conocido como Punta Espolón, a una altura de 57 metros sobre el nivel del mar. Es el punto más austral del archipiélago fueguino.

No todos tienen la oportunidad de conocer en su vida los paisajes de un desierto frío. Cabo de Hornos lo tiene. Su extensión no supera los 700 m de altura en la cúspide más alta. Las visitas son recomendadas entre los meses de octubre a abril, pues el resto del año es frecuente que hayan temperaturas de carácter polar, y si no llevas una parca de vikingo puedes sufrir las consecuencias.

Cabo de Hornos- Lakutaia lodge

 

Frente al Faro se cruzan los océanos Atlántico y Pacífico, el sector es reconocido por la dificultad que presenta la navegación en sus aguas. De hecho, muchos deportes náuticos de elite lo han escogido como el lugar para sus competencias más extremas. La vela, debe batallar no solo con el viento, sino también con la presencia de icebergs.

Y por último, un dato curioso. El nombre de Cabo de Hornos viene de la palabra holandesa Kaap Hoorn, una ciudad que tiene por insignia un cuerno (etimológicamente Hoorn significa cuerno), los españoles confundieron este nombre con el significado de cuerno y fue entonces que decidieron ponerle así.

Si esto no te basta, te invitamos a encontrar más información clickeando AQUÍ.

Y si te deleitaste con sus paisajes y quieres acceder a nuestra galería de imágenes del lugar, sólo haz click AQUÍ.

Por tercer año consecutivo Epson pone a prueba la autonomía de sus impresoras EcoTank, en una nueva edición del desafiante Reto EcoTank. En esta oportunidad, Chile ha elegido como destino la Isla Navarino en la Provincia Antártica de Chile.

El “Reto Ecotank” es una actividad que se realiza en todo Latinoamérica y consiste en enviar la impresora a distintos destinos inhóspitos o de difícil acceso, donde la reposición inmediata de la tinta resulte compleja e incluso, irrealizable, confiando en que, gracias a su gran capacidad de impresión (7500 páginas a color o 4500 páginas en negro), la reposición de tinta no será necesaria por un muy buen tiempo.

El destino final de la multifuncional EcoTank modelo L475 enviada a Isla Navarino, fue el Lodge Lakutaia, el refugio más austral del mundo. Javier Lazo, encargado de expediciones del recinto, manifestó sus agradecimientos y la oportunidad de poder contar con esta tecnología en el refugio más aislado del mundo.

“Luego de varias semanas de viaje, finalmente llegó a nuestras oficinas. La impresora Epson L475 llega justo en el comienzo de una nueva temporada para apoyarnos con todos los trabajos en recepción y el ingreso de los pasajeros. En buena hora. Muchas gracias a todo el equipo de Epson por su gran colaboración”, sostuvo.

En la versión anterior, algunos de los destinos fueron San Pedro de Atacama en Chile, el Parque Nacional Talampaya en Argentina, Islas Galápagos en Ecuador y Los Andes Peruanos en donde el Reto Ecotank se ha cumplido sin ningún contratiempos.

Este  noble deporte se está encauzando por territorios desconocidos. Desde Santiago hasta prácticamente la Antártica, los nuevos destinos de pesca en Chile son  hoy extremos, pero  hay que cuidarlos porque el recurso no es infinito. La consigna es “pesca con devolución”.

Hace  110 años, el aventurado viajero alemán Federico Albert Faupp introdujo, por encargo del entonces presidente José Manuel Balmaceda, las truchas en Chile. Su travesía partió en Alemania demorando 38 días viajando en barco, tren y, la última etapa, en mula para  cruzar  la cordillera del Aconcagua y depositar su preciosa carga en el río Blanco.

El sacrificado esfuerzo de Albert Faupp no fue en vano,  porque siguiendo su mandato vital, las truchas poblaron las aguas a lo largo del país. Una gran noticia que,  sin embargo, los años de sobreexplotación del recurso, una industria turística poco madura y la falta de fiscalización y educación en la conservación terminó sufriendo un impacto no menor  sobre la disponibilidad del valioso recurso. Hoy, el panorama parece estar cambiando. Nuevos destinos y pescadores más instruidos están dejando una huella positiva en la disciplina. Ya se habla de un nuevo auge de la pesca con mosca en Chile.

“Cada día más personas están entendiendo el concepto de pesca con devolución (devolviendo al agua lo pescado), lo que  le hace bien a Chile. Aquí hay abundancia de aguas y muy buena pesca, pero  hay que  saber cuidarlo”, dice Mark Whittaker dueño de la tienda Rod & Gun, donde se instruyen clases de pesca.

Lo que  se aprecia hoy es un pescador que  dejó de pescar cerca del puente en la carretera. “Están  afinando sus conocimientos, buscando otras técnicas, destinos nuevos, equipos diferentes, como las cañas Tenkara y, lo más importante, devolviendo el pez al agua”, insiste Whittaker.

El Santo Grial de los ríos chilenos

Quien también sabe de cuidar aguas y de pesca es Gabriel Benoit, guía en la Región de Aysén y embajador de la marca outdoor Patagonia. Es “custodio”, como le gusta decir, del río Jeinimeni (en la XI Región), uno de los cursos de agua más extraordinarios para  la pesca en Chile y que  recientemente ha ido ganando fama internacional por su pesca. “El Jeinimeni era un secreto entre  los guías de la región y pescadores locales. Pero luego de la difusión del documental Chasing the run (2012) de Diego Rojas, quedó la cagada, se hizo famoso”, cuenta Benoit.

Nuevos pescadores nacionales e internacionales comenzaron a llegar a buscar las truchas gigantes del Jeinimeni. El río es el principal afluente de la ribera sur del lago General Carrera. Aunque  se pesca desde noviembre, la mejor fecha  para  ir es entre  marzo  y abril, cuando las truchas remontan el río.

“Es el Santo Grial de la región. Y por eso  lo cuidamos. Hay truchas muy grandes y abundantes. Han llegado más pescadores con mosca, pero  más conscientes de la conservación y practicando la pesca con devolución. Los furtivos se han ido corriendo, gracias también a Sernapesca que  ha ayudado”, agrega Benoit.

Navarino, la nueva frontera de pesca

La última frontera de pesca a nivel mundial se encuentra en isla Navarino, en la Provincia Antártica. Es lo más extremo no tanto por su posición geográfica, sino que  también por su naturaleza y paisaje. Su mejor carta de presentación es la que  escribió hace un par de meses John Land Le Coq,  fundador de FishPond, una de las empresas de productos de pesca más prestigiosas de Estados Unidos: “He viajado por 73 países, pero  isla Navarino sobrepasó mis expectativas. De seguro permanecerá como una de las aventuras de pesca más extraordinarias de mi vida”.

La misiva está dirigida a Rafael González, operador de Magallanes Fly Fishing y pionero de la pesca de Tierra del Fuego y Navarino. Muestra la carta con orgullo. “Así es la nueva  frontera de pesca de Chile”, agrega.

La operación de pesca en Navarino funciona desde Lakutaia Lodge,  ubicado en la parte norte  de la isla, a sólo 15 minutos de la frontera con Argentina. Hacia el sur sólo está la Antártica, como le suelen decir a los pescadores. Cuenta con helicópteros, lo que  les permite cubrir distintos ríos y lagos en un día. “La pesca es increíble. De partida tienes variedades de truchas, como la Fontinalis, que  hay en buena cantidad y tamaños. Las aguas más puras del mundo, como se descubrió recientemente, benefician a la especie. También hay Arcoíris, Farios y Sea  Trout, variedad de trucha Fario que  emigra al mar y que  entran del mar y cuyo tamaño varía entre tres y siete  kilos. Y lo más novedoso es la Salter Trout, una Fontinalis que  entra  y sale por el mar. Muy inusual y sumamente luchadora”, cuenta González.

“Son aguas que  por primera vez están siendo pescadas, hay que  preservar el entorno”, concluye.

Simpson, un secreto a la vista

Ubicado en el “paraíso de la pesca”, en la Región de Aysén, el río Simpson es la joya de una zona  con la mayor cantidad de ríos y lagos para  pesca con mosca en Chile. “Es lejos uno de los mejores ríos de Chile”, dice Cristián Effa, socio de la operación de pesca Kaweskar Expeditions en la Región de Aysén.

Pescado y sobreexplotado por años, hoy ha vuelto a su esplendor de antaño, gracias al trabajo de los guías locales. Sus aguas nacen cerca de la frontera con Argentina y corren por 145 kilómetros, lo que  le otorgan condiciones de pesca variadas. “Por lo mismo tiene una cantidad de alimentación para  las truchas tremenda, además de compartir la cuenca de los ríos Aysén y Mañihuales, el cual tiene su fama propia”, cuenta Rodrigo Sandoval, coautor de varios libros de pesca y quien junto a su señora Isabel Margarita disfruta de la pesca y fotografía en esta zona,  que  luego difunden a través del sitio NaturaStock.com.

“Es un río que  hay que  saber leer bien, pero  cuando lo conoces te entrega una pesca increíble. Tiene de todo, hay truchas Farios, Arcoíris, Salmón del Atlántico (Salar) y dos especies de salmones del Pacífico: el Chinook o King y el Coho  o Silver. Es increíble, increíble”, insiste.

Desde hace un par de años que  la Asociación Gremial de Guías de Pesca de la Patagonia y autoridades de la zona  están trabajando en convertir el Simpson en el primer río de Chile sin pescado muerto. Todo a devolución.

Pescando a media hora de Santiago

A veces sus clientes salen de sus oficinas con las cañas y lo llaman desde avenida Kennedy para  decirle que  van en camino y que  los espere. Así parte una tarde de pesca en el río Molina, camino a Farellones, y que  es guiada por Mauricio Valenzuela de Andes Fly Cast, quien también organiza estas salidas. “Es uno de mis destinos favoritos por su cercanía y por lo protegido que  está hoy el río”, cuenta.

“No ha sido fácil”, agrega. Demoró  más de un año en gestionar los permisos y conseguir que  el río Molina se declarara como el tercer río –después del Calcurrupe y Enco– en ser 100% devolución. “El primer año nos arriesgamos permitiendo libre acceso al río, sin guías, sólo pagando por ingresar a pescar. Fue un fracaso. Aumentó  la contaminación, disminuyó la población de truchas, hubo  incendios… Se cerró  el proyecto y tuvimos que  partir otra vez”, dice Valenzuela.

Hoy, la pesca ha mejorado mucho gracias a la autorización de sólo visitas guiadas a la propiedad. “Era la única forma de garantizar una buena experiencia de pesca hoy en día en Santiago”, concluye.

Fuente: Capital Online